jueves, 17 de junio de 2010

APOYAMOS LA CANDIDATURA DE LAS ABUELAS DE PLAZA DE MAYO AL PREMIO NOBEL DE LA PAZ



Estas increibles mujeres argentinas han cuidado de nuestra memoria.

Nos traen del pasado respuestas acerca de esa pregunta esencial: ¿Quiénes somos?
Nos explican la historia. Es decir, cómo hemos devenido este país nuestro en el mundo de todos.

Estas mujeres nos permiten una reconciliación con la verdad: el único camino que conoce el amor.

Si mi padre y mi madre hubieran sido uno de esos muchachos y muchachas secuestrados durante la dictadura;
Si mi madre me hubiera dado a luz en uno de esos centros clandestinos de detención, como esos chicos que aún esperan ser recuperados;
Si ellos hubieran sido asesinados y desaperecidos, como esos miles que exigen nuestra memoria;
Si yo, criatura indefensa, frágil, inocente, hubiera sido apropiado,como tantos saqueados de su verdadero nombre;
Si estas cosas hubieran pasado, habría querido tener una abuela como Estela de Carlotto.

No importa cuánto tiempo,
Ni las amenazas,
Ni los ninguneos, ni las tergiversaciones,
ella me seguiría buscando hasta el último respiro de su propia vida.

Gracias “Abuelas” por no habernos dado nunca por muertos.

1 comentario:

claudia dijo...

si, gracias abuelas de mayo!!! Gracias por no olvidar, por recordarles a nuestros hijos, gracias en nombre de todos los desaparecidos en tantos lugares del mundo.
Si, el Dalai, conocía esa anécdota, pero cada vez que la escucho me estremece.