lunes, 28 de noviembre de 2016

HACIA UN FRENTE OPOSITOR LATINOAMERICANO

Luiz Inácio Lula Da Silva

(1) 

La principal referente social, Margarita Barrientos, ícono de campaña en las últimas elecciones, y exponente privilegiada de PRO-Cambiemos, advierte: 

"Ojalá la gente no extrañe a Cristina Kirchner."  (el artículo de La Nación aquí)

Traducimos: pese al empeño mediático-institucional por desacreditar las políticas de inclusión del gobierno anterior, la gente extraña a Cristina Fernández de Kirchner. 

(2)

Vale la pena leer la nota del diario La Nación, contrastándola con la iluminadora entrevista a Lula que Roberto Navarro le hizo esta semana, la cual fue transmitida ayer por C5N (la entrevista a Lula aquí)

Rescato dos elementos de esa entrevista:

1) Las semejanzas "no casuales" entre lo que ocurre en Argentina y lo que ocurre en Brasil en términos de los mecanismos destituyentes que estuvieron activos durante todo el mandato de los Kirchner y de Lula y Dilma, pero que también marcaron a los gobiernos de Paraguay, Venezuela, Honduras, Bolivia y Ecuador. Entramado mediático-jurídico-corporativo antidemocrático (aun cuando el poder haya sido logrado a través de elecciones libres, como ocurre en la Argentina - cuando se pone en entredicho uno de los pilares de nuestras democracias: la división de poderes, el libre acceso a la información y el derecho a una información de calidad).

2) La relación "personal" de los líderes políticos populares con su pueblo que, en este caso, Barrientos expresa con grave intuición: "Ojalá que la gente no extrañe a Cristina Kirchner". Lula decía que el problema que tienen los medios de comunicación es que su relación (la de Lula) con el pueblo brasileño es una relación personal de 40 años trabajando por el pueblo. Y aunque el caso de los Kirchner es diferente, el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, con todos sus errores, estuvo marcado por una sucesión ininterrumpida de alegrías populares que no pueden borrarse de un plumazo de la memoria colectiva. 

(3)

Finalmente, con todo esto no estoy intentando hacer apología del kirchnerismo. Es evidente que el kirchnerismo está obligado a mutar, a encontrarse con otras fuerzas políticas, a radicalizar su apuesta de transformación, y liberarse de los lastres que lo llevaron finalmente a la derrota electoral de 2015. Pero, también es cierto, como explica Lula, que un momento de crisis de esta naturaleza tiene un aspecto tremendamente positivo. Lula lo dice de este modo: 


"Podemos ser desaforados, podemos hacer cosas que no nos hubiéramos atrevido a hacer en otras circunstancias."

(4)

Ahora bien, todo esto depende de una gran alianza política, que no sólo incluya a las fuerzas opositoras al gobierno de Mauricio Macri en Argentina, o a Michel Temer en Brasil, sino que permita la confluencia y articulación de una verdadera oposición regional (continental) a las derechas emergentes que amenazan con desfigurar y deshacer los logros de estas últimas décadas.

Como venimos diciéndolo desde hace tiempo, necesitamos proyectarnos más allá de Buenos Aires, más allá del conurbano bonaerense, más allá de la provincia de Buenos Aires, más allá de las pugnas provinciales en el territorio federal. Necesitamos pensar regionalmente, proyectando nuestro futuro inmediato en el mundo, y a partir de allí construir las nuevas discursividades que nos permitirán redoblar la apuesta de la transformación.

El 9 de noviembre, los expresidentes latinoamericanos comprometidos con la transformación socio-económica y política del país se reunirán con el fin de empezar a dar forma a esa Alianza opositora continental.

Nuestra tarea, como militantes, a través de todos los escenarios a los que tengamos acceso, es concienciar de lo más obvio, eso que con palabras tan pertinentes expresa, sin saberlo, Margarita Barrientos: 


"Ojala la gente no extrañe a Cristina Kirchner". 

Es decir, "ojalá que la gente no comprenda, no recuerde, que otra Argentina, que otra Latinoamérica, que otro mundo, es posible".

4 comentarios:

Garmendia dijo...

Veo que se te da por borrar mis mensajes cuando cuestiono, con pruebas, a la izquierda asesina de Latinoamerica. Veo tambien que Uds cada vez hablan menos de Venezuela toda vez que los resultados de la corrupcion y un sistema que, una vez mas se prueba, no funciona y el pais esta al borde del colapso.

Borra este mensaje. Si no queda aca registrado, no existe.

Como bien dijo un periodista ingles, Trump gano porque la izquierda ya no discute sino que quiere imponer sus puntos de vista con el simple hecho de enunciarlos y todo aquel que opina distinto es tildado de gorila, imbecil o algun calificativo por el estilo.

Cuando tengas un minuto, seria bueno que escribas algo sobre la jueza Afiuni en Venezuela.

Juan Manuel Cincunegui dijo...

Señor Garmendia. nunca me atrevería a borrar un mensaje suyo. Su profundidad nos aturde y nos deslumbra. El mensaje borrado que usted ha notado, no era más que mi propia respuesta repetida.

Que la reacción a la sospecha no le afecte la atención. Que falsa acusación puede acabar emitiendo, sin fundamento.

Garmendia dijo...

Gracias por la respuesta y perdon por la acusacion.

Ahora bien, soy lo suficientemente inteligente para saber que en muchos temas no voy a cambiar a nadie, el tema de Cuba siendo uno de ellos. Pero si me gustaria entender que opinas al ver documentales sobre las torturas a la que muchos cubanos fueron sujetos (por ej aca: https://www.youtube.com/watch?v=0TlSDhcgosI)

Las opciones que se me ocurren a como reaccionas son:
a) Es todo (100%) mentira
b) Algunos son ciertos pero no le quitan merito a los logros de la revolucion
c) Son ciertos pero era y sigue siendo necesario aplicar estos metodos para que la revolucion siga su curso
d) ...

Repito, no es mi intencion cambiarte, pero necesito saber como procesan la informacion para poder entenderlos.

Juan Manuel Cincunegui dijo...

Hagamos una cosa. Empecemos por el otro lado. Vos sos un tipo macanudo. Ok. Me mandas un multiple-choice, como si fueras un profesor o un gerente de recursos humanos, para saber cuáles son mis capacidades. No tenés filtro, y por eso agregas, con tono jovial que querés saber cómo "procesamos" la información, no porque quieras investigar seriamente la realidad (ya has dicho que no crees que podamos cambiar nuestra posición) sino simplemente para entender a tu "contrincante". Eso no es una conversación, eso es ideología en estado puro. Perdoname que te lo diga de este modo, pero demuestra que te aferras a tus ideas de manera morbosa. Proba tomándote el tiempo de explicar tu posición, qué es lo que defendés, porque te rasgas las vestiduras por el tema de Cuba, pero no ponés un punto ni una coma para pensar la injusticia global corporativa o la geopolítica imperial.

Finalmente, el video que enviaste no está disponible en youtube.