Ir al contenido principal

RAZÓN HUMANITARIA, DERECHOS HUMANOS Y NUEVO IMPERIALISMO


Estados Unidos y Gran Bretaña han bloqueado el acceso al gobierno de Maduro a sus depósitos soberanos. El bloqueo está en continuidad con una larga política de boicot a los gobiernos de Chávez y Maduro que se ha extendido durante las últimas décadas con el propósito de socavar su legitimación democrática y forzar un cambio de régimen. 


El antecedente del golpe de estado perpetrado en 2002 puso en evidencia que tanto la Unión Europea como los Estados Unidos están dispuestos a quebrar el orden constitucional venezolano para asegurar sus respectivos intereses en la región. Tanto Estados Unidos como España, en aquel momento presidida por José María Aznar, se apresuraron a reconocer a los líderes del golpe como legítimos gobernantes de Venezuela, en detrimento de Hugo Chávez, quien había accedido al poder a través de las urnas.

La prensa internacional informa hoy que los Estados Unidos inician un programa de «ayuda humanitaria» en el contexto de su compromiso con los «derechos humanos». Las agencias, organismos y organizaciones internacionales, en su inmensa mayoría, hacen oídos sordos a la utilización cínica que la administración Trump hace de la «retórica» que justifica su existencia. En Europa, la prensa oficial mira para otro lado, pese a que se trata de una flagrante violación al orden internacional que solo puede entenderse como un movimiento estratégico estadounidense y europeo en la nueva Guerra fría que impone el actual desequilibrio geopolítico en el mundo.

Los intelectuales europeos hacen silencio, como era de esperar. La disciplina neoliberal sirve como afilado mecanismo de autocensura.  Todos saben lo que debe y puede decirse para seguir chupando de la teta burocrático-corporativa que les da de comer. Nadie quiere saber nada con la Venezuela real en esta época de reflujo restaurador. 


En este contexto, el triunfo de la derecha española (y europea) sobre el imaginario internacional que cautiva a sus ciudadanos le asegura a la ideología imperante una larga vida, incluso si adopta las siglas del progresismo liberal. Cualquier referencia a políticas democráticas radicales (léase «populistas») están llamadas a ser quemadas en la hoguera de lo políticamente correcto.

Aunque las operaciones contra Venezuela son copia fiel de otras desplegadas en Oriente medio por Bush y Obama (estrategias que costaron la vida a millones de seres humanos, dejando tras de sí un reguero de refugiados que llegan a las costas europeas como cadáveres o desechos humanos, o inundan los campos de refugiados en la periferia de la Unión), solo un aceitado programa de desinformación puede hacer creer a los europeos y norteamericanos que se justifican medidas preventivas como las que en este momento están sobre la mesa.

El capitalismo neoliberal, como todas las formas del capitalismo, vive de las crisis, porque es en las crisis donde manufactura las circunstancias que le permiten reeditar ritualmente los sacrificios que supusieron su acumulación originaria en forma de «acumulación por desposesión». Las crisis en la periferia sistemáticamente se presentan en forma de conflictos bélicos, o se imponen como crisis humanitarias, para facilitar nuevas formas de expropiación y explotación.

En el pasado, este tipo de estrategias se realizaban secretamente, o permanecían ocultras gracias a los presupuestos racistas que justificaban el saqueo. Hoy, las sociedades estadounidense y europea asumen estas prácticas que se realizan «a plena luz del día» y con arbitrariedad evidente, porque han acabado por fin de comprender que su bienestar depende exclusivamente de esas prácticas de expropiación concertada en la periferia. 


La nueva derecha ha producido una alquimia en el corazón de Europa, y ha vencido por fin los almidonados resquemores de los liberales progresistas. Lo único que cuenta es ganar: cueste lo que cueste.

Comentarios

  1. Gracias Juan. Esclarecedor y dramático. Abrazo desde patagonia

    ResponderEliminar
  2. Hay mi corazón se aflige a que horas la honestidad y el respeto ya no son valores humanos como para que el poder se imponga por la fuerza como en las cavernas más arcaicas o en el apogeo de las mafias más sanguinarias. Colombia esta llena de Venezolanos creando una crisis social, que augura la intervención a nuestros países latinos y centro americanos como la gran globalizacion con unos pocos déspotas en el mando, enloquecidos por el poder, donde ya no cabe la racionalidad y los alcances de la democracia se hunden a su saga de manera regresiva hacia el exterminio

    ResponderEliminar
  3. Me podes dar la "larga lista de boicots" de EEUU contra Venezuela? De hecho, hasta hace pocos dias, el UNICO pais que le pagaba cash a Maduro era EEUU.
    Me parece llamativo que no digas nada sobre los cientos de presos politicos, de los juicios sumarios para prohibir participar en las ultimas elecciones a varios candidatos que hubieran podido hacerle sombra a Maduro. En realidad no me parece llamativo, porque tu definicion de democracia incluye a Cuba, por lo cual no vale la pena ni discutir.
    Y veo que nada te importa de las penurias que esta pasando el pueblo venezolano. Seguramente tu pancita esta llena, podes caminar por las calles de Barcelona sin miedo a ser victima del hampa y podes expresarte sin correr riesgo a que te metan en un calabozo.
    Por gente como vos Venezuela llego a este estado calamitoso. Lo mas decente seria que hagas una mea culpa o, en el mejor de los casos, que callaras. Pero bueno, el fanatismo puede mas que la empatia y la decencia moral para denunciar los actos ilicitos de quien sea, aunque vengan de la izquierda.
    Borra mi mensaje, pero sabe que le queda poco a Maduro y la banda de delincuentes que ha llevado al pais a la bancarrota (como todo gobierno comunista siempre lo logra hacer).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA TRANSVALORACIÓN DE LOS VALORES: Apuntes sobre Obama, el feminismo y la 'refundación del capitalismo'.

1

Hubo una época en que un hombre negro sentía vergüenza de su origen. Su origen estaba reflejado en el color de su piel. Un buen día el hombre negro comprendió que era absurdo sentirse avergonzado por ello. Se miró en el espejo y comprendió que no había razón alguna para sentirse de ese modo. Sin embargo, tuvo que luchar para superar las voces interiores que una y otra vez le tildaban de inferior debido a un largo pasado de sometimiento y opresión; y la perversa actitud de sus conciudadanos blancos que intentaban mantenerlo atado a un pasado de humillación. Un buen día, comprendió que ciertas características que se le adscribían a su raza y que habían sido objeto de mofa por parte de los blancos, como su tosudez, podían al fin y al cabo resultar una virtud. Ahora su tosudez es el signo de su tenacidad y fortaleza.
Durante un tiempo, las voces interiores continuaron menoscabando al hombre, pero con disciplina y esa misma tenacidad que antaño había sido su vergüenza, el hombre fue de…

OPERACIÓN SECUESTRO

Hace cuatro años nadie hubiera previsto la velocidad con la cual se está produciendo el giro neoconservador y neoliberal en América Latina. La tendencia era clara, pero la implantación del nuevo registro se está produciendo a través de mecanismos obscenos de autoritarismo y manipulación mediática, cuyos efectos en las poblaciones se traduce en una experiencia de vorágine, de «shock».

A esta obscenidad política y mediática se suman, sin temor, fuerzas aparentemente en pugna en el escenario mundial, redibujando las alianzas y los bloques confrontados. Trump encabeza la estrategia del bloque injerencista; Europa, vacilante, se lo permite. Lejos quedan los reproches de su populismo rapaz y racista. Hasta el «bueno» de Trudeau se suma a la cruzada y concita el aplauso de la prensa hegemónica que augura otro ciclo de expropiación y desposesión en la región.

Honduras y Paraguay marcaron el camino. Brasil, Ecuador y Argentina completaron el esquema. Venezuela es el último bastión de la frágil …

RAHOLA EN BUENOS AIRES. SÍNTOMAS DE LA ESQUIZOFRENIA CATALANA

Argentina, otra vez saqueada

Argentina (y América Latina en general) transita una de las épocas más oscuras de su historia de sangre y de fuego. A la profunda crisis regional, se suma el embate impiadoso de las derechas del subcontinente y la nueva política injerencista de Washington. En Brasil y Argentina, el retroceso en términos sociales es notorio. La velocidad del deterioro institucional no tiene precedentes, pese a la propaganda mediática internacional que ha querido acusar a los llamados gobiernos progresistas de la última década de «populistas» (y, por ende, «antidemocráticos»). Los golpes de Estado, los golpes judiciales y los golpes mediáticos se han sucedido sin pausa en América Latina a lo largo de estos últimos años, comenzando por el golpe militar a Zelaya en Honduras, pasando por Paraguay, Brasil o Argentina, donde el poder mediático y judicial ha condicionado las últimas elecciones presidenciales y amenaza las próximas con una sucesión interminable de operaciones antide…