domingo, 30 de noviembre de 2008

EL ESPEJO INVERTIDO: MILTON FRIEDMAN Y MAO TSE-TUNG

Milton Friedman reunido con el dictador Augusto Pinochet

Asesinar al "dictador"

El periódico estadounidense The Nation publica hoy una entrevista al actor estadounidense Sean Penn, en la que nos ofrece unas imágenes muy diferentes a las que están habituados los estadounidenses sobre el presidente venezolano Hugo Chávez y el líder cubano Raul Castro.

La entrevista ha sido subida a Youtube. Se trata de unos pocos minutos, en lo que se editan extractos de un conjunto de afirmaciones vertidas en programas televisivos de las más influyentes cadenas nacionales norteamericanas en las que diversos personajes de la vida pública, impunemente, conminan abiertamente a la administración de George W. Bush a asesinar al "dictador" Chávez para acabar con su amenazante mandato en Latinoamérica. Como es habitual, las razones que se aducen son morales y pragmáticas. Por ejemplo: evitar una guerra. Las afirmaciones de este tipo abundan también en la prensa europea y los periódicos argentinos están bien provistos de periodistas y comentaristas afines ideológicamente a sus colegas del primer mundo que apuntan en dirección semejante.


El héroe neoliberal y el mundo según Monsanto

Hace pocas semanas, la editorial Gota a Gota, reeditó Libertad de Elegir de Rose y Milton Friedman, este último calificado por algunos como el más importante, influyente y controvertido economista del siglo XX. En vista de los resultados que las políticas neoliberales por él inspiradas han traído consigo, vale la pena releer este "clásico de la literatura universal" para intentar desentrañar el complejo de bienes morales subyacentes que atrajeron la lealtad de tantos hombres y mujeres a esta ideología que acabó sembrando, miseria, marginación, opresión y violencia en sus comunidades de origen.

Otra importante novedad editorial es la investigación El mundo según Monsanto de la periodista francesa Marie-Monique Robin, editado por Peninsula. Un documental de 110 minutos dirigido por la propia autora ha sido publicado en Youtube. Para aquellos que hayan estado inmiscuidos en los debates en torno a la cuestión agraria en la Argentina es una buena ocasión para apuntar argumentos que en raras ocasiones se articularon inteligentemente debido a la estrechez de motivaciones de los contendientes. Las personas serias estudiarán el informe de la Robin del mismo modo que hicieron con la interpretación del neoliberalismo ofrecida por la Naomi Klein (La doctrina del Shock). Ambos textos nos ofrecen  herramientas hermenéuticas para entender la miseria y el miedo en nuestras sociedades contemporáneas y su inextricable relación con la ideología friedmanita.

La FAO, la organización para la alimentación y la agricultura de las Naciones Unidas ha advertido recientemente que la adquisición de tierras extranjeras es un nuevo tipo de neocolonialismo al que se han lanzado las grandes corporaciones a través de la adquisición masiva de los mejores terrenos de siembra y ganadería del planeta. A estas adquisiciones, se acompañan estrategias de mercado cuyos efectos alienantes para la población local resultan difíciles calcular. 


Curiosas coincidencias: Mao, el friedmanita

Lo que muestra el empeño y la constancia de la ideología Friedmanita, persistente pese a los daños globales, sociales y medioambientales que ha provocado, lo emparenta con la ideología invertida del maoismo, y por ese motivo es que la China contemporánea resulta tan atractiva como modelo de mercado.

La libertad real es un obstáculo para la maximización de los beneficios. Eso lo prueban las propias burocracias corporativas, estructuradas jerárquicamente, y blindadas al control democrático, por un lado, y por el otro, las distorsiones concertadas a los que los grandes medios de comunicación de masas someten a la población con la última intención, según palabras del científico y filósofo político Noam Chomsky, para contribuir a que las democracias occidentales sigan siendo lo que han sido llamadas a ser desde un principio, un mecanismo sofisticado de poder blando, para proteger a los ricos de las masas de pobres.

El modo de constatar estas tesis para todos evidentes si pertenecen al bando de los desfavorecidos, es echar una mirada ilustrativa al planificado repudio de los resultados electorales en Venezuela, o a las distorsiones interpretativas de los mismos. Como he dicho anteriormente, no es el proyecto chavista el que pretendo defender. Lo que me preocupa es la ingenuidad con la que aceptamos las explicaciones que nos ofrecen los asalariados columnistas de los grandes medios de comunicación.

Los vuelos de la CIA y el silencio de Europa

Hoy el diario El Pais publica un informe que ofrece sólidas pruebas de que el expresidentes José María Aznar autorizó secretamente los famosos vuelos de la CIA en los que se transportaron ilegalmente, sospechosos de terrorismo al campo de concentración de Guantánamo.

Durante los últimos años, el silenciamiento de las comisiones de investigación parlamentaria de la Unión Europea, no ha sido escandaloso, sino grotesco, en vista a la absoluta indiferencia de una población que pretende superioridad moral sobre el resto del planeta, en vista a su defensa radical de los derechos humanos. Silencios similares, descontando unas pocas y muchas veces cautelosas denuncias, se pusieron de manifiesto respecto a las decisiones inmorales en torno a la cuestión inmigratoria.

Es imprescindible, separar el grano de la paja. La libertad económica es un bien relativo, uno entre otros bienes en el horizonte moral que define nuestras identidades. La ideología friedmanita, la última y más perniciosa heredera de las corrientes individualistas, utilitaristas, atomistas e instrumentalistas nacidas a la sombra de la revolución científica del siglo XVII, es una arruga imborrable en nuestros cerebros, un trama de nuestra mala educación.

Necesitamos mucho esfuerzo para enmendar el daño que ha ocasionado, si acaso esto fuera posible. Hemos frecuentado durante demasiado tiempo, malas compañías. Por eso necesitamos para que el cambio se produzca, una torsión en toda nuestra postura, para que la mirada se vuelva hacia bienes más extensos. Par ello, debemos abandonar la fascinación por las sombras, que como en la famosa caverna de Platón, era producto ilusorio proyectado sobre el fondo de la cueva, para mantenernos atados al engaño y evitar la verdad. El Friedmanismo fue un importante instrumento de engaño y manipulación para mantenernos lejos de un horizonte más amplio.

Ahora bien, si nos preguntamos que fue lo que impulso a tanta gente a asociarse y jurar lealtad a una ideología tan alejada del sentido común, a una teoría tan contra-intuitiva de la naturaleza humana como la que sostuvieron y aun sostienen los neo-liberales de cuño, hay dos líneas argumentativas que esperan ser desarrolladas extensamente. La primera tendría que ofrecer un relato histórico para determinar los factores causales que produjeron las condiciones para que, segundo, una parte de la población adoptara los ideales subyacentes de libertad absoluta, atomismo político y libre mercado, como las explicaciones mas adecuadas sobre lo que somos y sobre aquello hacia donde debemos dirigir nuestros esfuerzos, haciendo a un lado las intuiciones cotidianas de dependencia mutua, comunidad y necesidad de regulación y proyección económica, en el sentido más elemental que consiste en la equilibrada y prudencial administración del hogar en el que todos somos.

Que continuemos discutiendo estas cuestiones aun después del colapso financiero de los últimos meses y las masivas, y en muchos sentido antidemocráticas inyecciones estatales al mercado como salvataje del mismo debido a su propia incapacidad de sostenibilidad, muestra claramente cuánto nos hemos alejado del sentido común. Cuán lejos estamos de la sabiduría práctica que tanto admiraron los antiguos.

1 comentario:

Agustina dijo...

Estoy de acuerdo con lo que decís.
Como puede ser que nos creamos todo lo que nos dicen los medios!!.
Por ejemplo decimos que Chavez es un dictador cuando ha ganado las elecciones con mayoría absoluta, no tiene muertos ni presos políticos.