miércoles, 8 de agosto de 2012

LA HORA DE LOS PUEBLOS DE EUROPA




El tema de fondo es sencillo. La versión oficial, la que sostiene el Banco Europeo y lidera la canciller alemana Angela Merkel, es que el ajuste debe ser impuesto a la sociedad en su conjunto. Cuáles sean las consecuencias humanas de semejante política, y de qué manera pueda considerarse justo que así ocurra, no parece que le importe mucho a las élites.

Desde nuestra perspectiva, sin embargo, el esfuerzo debe recaer sobre los más “afortunados”, especialmente, aquellos sectores que han participado y sostenido un modelo que ha provocado la crisis, beneficiándose con ella en desmedro del resto de la población.

En breve: estas son las posiciones que se enfrentan en este asunto. Por un lado están quienes defienden los intereses del capital; por el otro, quienes defienden los intereses del pueblo. Por un lado están quienes apuestan por el sacrificio de las mayorías para preservar los privilegios de los menos; por el otro, quienes reconocen en el proceso de neo-liberalización de las últimas décadas una estrategia de saqueo que de manera grotesca replica los asaltos que otros pueblos padecieron en manos del bautizado “anarcocapitalismo”.Otras discusiones deben considerarse secundarias a la luz de la amenaza que se cierne en el horizonte.

Con ello no pretendo en modo alguno deslegitimar las innumerables aspiraciones de los diversos colectivos, pero es preciso asumir el desafío con inteligencia incisiva, subsumiendo a todas ellas a lo que la urgencia del momento nos demanda. Recordemos que hace pocos años, nuestros peores augurios parecían peroratas de catastrofistas a nuestros interlocutores. Hoy, cuando se han cumplido con pelos y señales todas las previsiones, no deberían caer en saco roto las advertencias surgidas de nuestras mejores intenciones. Ahora mismo, todas nuestras energías deberían estar puestas en presentar batalla discursiva a las estrategias de shock que despliega el capital para avanzar con libertad sobre la soberanía del pueblo sobre sus bienes y sobre sus vidas; y movilizar a la ciudadanía en una dirección, en una campaña de hackeo contras las estructuras e instituciones que perpetúan el poder establecido.

Otras luchas, igualmente importantes en épocas de mayor sosiego deben ponerse entre paréntesis, habida cuenta de la urgencia de lo que nos jugamos en estas horas fatídicas.

Otra manera de explicarlo es remontándonos en la historia. La Guerra del 14, esa que protagonizaron en el campo de batalla los trabajadores de todos los pueblos, matándose unos a otros bajo el mando de sus respectivos patrones embanderados con sus diversas insignias, debería ser suficiente para ilustrar lo que pretende el capital en estas horas tristes que vive Europa.

Los líderes europeos saben que sus ciudadanos, tarde o temprano, pueden acabar pasándoles factura. Por esa razón, despliegan su estrategia de desarticulación con el fin de estropear cualquier esperanza de movilización colectiva. Se trata, en primer lugar, de fragmentar las resistencias y, a continuación, desviar la atención de lo verdaderamente importante, con el fin de establecer nuevas coordenadas en la discusión que difuminen la sensación de injusticia que experimentan los ciudadanos ante el proceso continental propuesto como solución ante la crisis. De este modo, los menos precavidos quedan atrapados en la maraña de sus propios anhelos largamente pospuestos, y con ello quedan, sin saberlo, a merced de sus verdaderos verdugos.

La rememoración del proceso de independencia de la India podría ayudarnos a ilustrar lo que pretendemos. La decisión de Gandhi de posponer su lucha independentista durante la Segunda Guerra Mundial, tuvo en su caso (quién puede dudarlo) pertinencia moral, pero también fue una decisión eminentemente política, ante la gravedad de las amenazas que asomaban en el horizonte.

De este modo, es preciso recordar que la razón práctica por medio de la cual se establecen los bienes a los que aspiramos y sus órdenes, debe ejercitarse de manera prudencial, es decir, sopesando las ocasiones en vista de los bienes relativos y los males a los que estos se contraponen.

Por lo tanto, debemos ser extremadamente precavidos porque, como explica el periodista Ignacio Ramonet, vivimos en una época en la cual la información se ha convertido en el mejor vehículo para lograr la desinformación de los pueblos. Estar informado acaba convirtiendonos, en muchos casos, en personas desinformadas, fácilmente manipulables. Las democracias mediáticas de esta hora exigen de los ciudadanos un esfuerzo investigativo y un ejercicio analítico a los que las mayorías no pueden dedicarse. Pero la alternativa a la responsabilidad política es la sujeción de los sujetos a una tiranía blanda que se apropia de los discursos a través de los grandes hacedores de noticias y espectáculos. De este modo, se complejiza la realidad para ocultar el corazón de la disputa, fragmentando las fuerzas de la sociedad con el fin de evitar que los puntos nodales que definen la naturaleza de los conflictos en los que nos jugamos nuestro futuro, sean modificados.

Por esa razón, nuestra primera tarea consiste en definir el conflicto. Eso implica, para empezar, definir a los sujetos en pugna, ofreciendo criterios que nos permitan una demarcación simbólica que facilite la identificación de nuestros compañeros de ruta, potenciales aliados, antagonistas y enemigos, teniendo presente que la tarea encomendada a los peones culturales que sirven a las élites consiste, fundamentalmente, en obstaculizar la articulación de un sujeto colectivo, fragmentar cualquier alianza entre colectivos que pueden encontrar una identidad común en la coyuntura fabricada por las injusticias disímiles, con el fin de esterilizar el poder latente del pueblo para provocar una transformación real, un giro histórico.

Mientras tanto, aquí en la Argentina, donde el gobierno nacional se enfrenta de manera abierta con los poderes corporativos, la tarea de los grandes medios se ha vuelto transparente debido, justamente, a que la confrontación es explícita y nos conocemos. De este modo, la metodología elegida por la prensa orgánica es el escrache, la exasperación social y el blindaje impúdico de las opacas figuras políticas al servicio de los grupos económicos.

En la “batalla de Europa”, en cambio, hay demasiados zorros disfrazados de corderos. Las pugnas identitarias sirven muchas veces para ocultar fidelidades menos dignas. Sin embargo, nada es definitivo. Nuestros apuntes son únicamente un llamado de atención cuya intención es eludir la repetición de lo peor de nuestra historia.

Es la hora de los pueblos de Europa que hoy se enfrentan a un enemigo que se confunde entre sus propias filas, que eleva al cielo su mismo emblema y confunde los legítimos anhelos de libertad con las mismas sumisiones largamente padecidas. Los pueblos europeos parecen estar hoy ante un enemigo cuya dimensión exige una nueva unión, la unión de los pueblos de Europa, pero también la Unión de sus inmigrantes, de su clase trabajadora, contra ese constructo al servicio del capital que un día dieron en llamar, contra toda esperanza, la Unión Europea.

2 comentarios:

gorka dijo...

Igual soy un iluso por pensar que los pueblos de Europa, tras la dos últimas contiendas con su demencial coste de personas y bienes, que sirvió para que otros hicieran su gran negocio, no están por la confrontación armada abierta ( a pesar del pasaje posterior de los Balcanes).

Si creo que está abierto el frente entre explotados y explotadores como en otros pasados, que la manipulación de medios de comunicación hacen su trabajo y que volvemos a las barricadas, otras barricadas que tendremos que saben construir para frenar de nuevo la avaricia .

Veo en las redes sociales la posibilidad comunicativa para contra-restar la intoxicación de los medios afines al imperio comercial y aunar esfuerzos para combatirlos, solo hace falta como en los pelotones de fusilamiento negarse a la acción y en todo caso apuntar hacia el ordenante.

Estamos ante una corriente de dominación planetaria, disfrazada de la utilización de lo posible, que necesitara de la lucha de todos para lograr que los bienes alcanzables tengan su mejor reparto.

Es la hora de todos los pueblos!!!

Lana dijo...

Hoy recorriendo parte de nuestra geografía Colombiana por razones de trabajo, con tristeza veo una y otra vez el hambre como una estrategia de guerra que proviene de la ignorancia y la incompetencia, mas que de la perversidad.

La simbología en la estrategia de Gandhi para combatir el imperialismo inglés sobre su pueblo, representa la depuración de la inteligencia humana, no he visto en el acercamiento a nuestros territorios, cobarde alguno o humildad que no brille por su inteligencia.

Mi país sin tener nunca una dictadura en su historia a parte de la del general Rojas Pinilla en los años 40, ha sido sometido a los albores del siglo XXI, por el terror del despojo, ls desintegración impía de su familia y la brutalidad de la avaricia de quienes detentan el poder, bajo la mira del exterminio del otro, solo para robarle su casa, su tierra, su sustento,sus hijos, su vida.